9 armas y armaduras vikingas más emblemáticas y su sangrienta historia

25.9.2018

Casi todos los períodos históricos tienen su hombre del saco: un enemigo o un oponente tan fuerte, tan furioso, que quitaba el sueño a naciones enteras, y frustraba a sus gobernantes que pasaban día y noche preguntándose cómo derrotarlo.

Aunque villanos ha habido muchos, ninguno de ellos ha sido tan temido como lo fueron los vikingos.

Los vikingos, procedentes de tres países escandinavos (Dinamarca, Noruega y Suecia), eran conocidos por ser enemigos feroces que no encontraron prácticamente oposición durante su reinado en la historia, desde el 700 d.C. hasta el 1100.

Durante este período de 400 años, conocido por muchos como la era Vikinga, los vikingos fueron temidos y respetados por sus habilidades con las armas y las armaduras, de lo cual hablaremos en este artículo.

Armas vikingas

En el año 787 d.C., tres barcos vikingos o drakkars atracaron en el sur de Inglaterra, donde lucharon contra la población local, iniciando así un conflicto con Inglaterra que duraría cientos de años.

Hacha vikinga

En las numerosas batallas que se desarrollaron a lo largo de muchos años, los Vikingos utilizaron muchas armas, pero hubo una en concreto que siempre les acompañaba.

Hacha vikinga

Los vikingos surcaban los mares y entraban en el campo de batalla siempre con un arma en las manos. En la mayoría de las casos, el hacha vikinga era su arma preferida.

Con una hoja que variaba de 7 a 45 centímetros de largo, dependiendo de la riqueza del propietario, y un mango largo, las hachas vikingas daban a su portador una gran ventaja de alcance. Por lo general, la llevaban en la cintura y se sujetaban con un cinturón.

La espada Ulfberht

Siendo los vikingos un pueblo nacido en la guerra, no resulta sorprendente que su arsenal de armas no se limitara únicamente a las hachas.

El Ulfberht, también conocido como la espada vikinga, no era tan común como el hacha vikinga. El hierro se encontraba de forma limitada durante esta época de armas medievales, de modo que sólo los vikingos mejor posicionados en la sociedad tenían acceso a él.

La espada Ulfberht

Sin embargo, la típica espada vikinga seguía siendo una fantástica arma de destrucción. Esta hoja de doble filo tenía unos 90 centímetros de largo y se llevaba sobre el hombro para permitir alcanzarla rápidamente con la mano derecha.

Arco y flechas

A pesar de que los vikingos se hicieron famosos por sus habilidades insuperables en combate cuerpo a cuerpo, no fue el único estilo de batalla que dominaron.

Los vikingos rápidamente se dieron cuenta de que el arco y la flecha, que inicialmente usaban para cazar, también podían usarse como un arma para librarse de los enemigos.

Un arquero vikingo habilidoso era capaz de lanzar unas doce flechas por minuto, antes de entrar en el inevitable combate cuerpo a cuerpo.

Aprovechando de esta habilidad, los guerreros vikingos solían arrojar al enemigo un aluvión de flechas desde sus barcos antes de tocar tierra y enfrentarse con ellos en el combate.

La lanza vikinga

El arma vikinga que se ajustaba a ambos roles de combate tanto cercano como a distancia era la lanza, de diferentes estilos y cuya longitud variaba entre 1 y 3 metros.

Algunas lanzas vikingas fueron diseñadas para lanzarse a gran distancia, mientras que otras eran mucho más resistentes, lo que las hacía ideales para el combate cuerpo a cuerpo.

Seax, el cuchillo vikingo

Otro tipo de arma que los vikingos llevaban en sus inmensos cinturones bélicos era el cuchillo. Aunque variaban en tamaño y calidad, estas armas nunca estaban lejos de su dueño durante la era vikinga, ya que incluso a los esclavos se les permitía tener una en su poder.

Seax, el cuchillo vikingo

El Seax era un cuchillo de mucha más calidad, que estaba en poder de los miembros acaudalados de la sociedad vikinga. Era mucho mayor y más letal que el cuchillo de combate típico, y con frecuencia tenía con una hoja curva.

Aunque estas cinco armas vikingas fueron las más utilizadas por los escandinavos durante este periodo de la Edad Media, no eran las únicas empleadas por los vikingos.

Los vikingos eran guerreros versátiles, más que capaces de elegir cualquier tipo de arma y usarla, si era necesario, en un santiamén. Los vikingos eran mucho más que simples guerreros brutales, como los solían retratar.

También eran hábiles artesanos, capaces de producir tanto armaduras de defensa como hermosas e impresionantes obras de arte, tales como el drakkar, la embarcación alargada de los vikingos.

Armadura vikinga

Los vikingos, que ganaron la fama de guerreros despiadados por los estragos que causaron en las líneas costeras durante la Edad Media, eran guerreros muy respetados conocidos por sus astutas y despiadadas tácticas.

No eran tontos; sabían que para sobrevivir en la batalla, debían protegerse con escudos, cascos y armaduras de cuerpo.

Por lo general, la armadura vikinga estaba hecha de un grueso cuero acolchado, que protegía al usuario de las armas de filo. Tal armadura era la opción estándar para el vikingo promedio.

La cota de malla, es otra forma de armadura favorita en aquellos días, estaba disponible para los guerreros ricos debido al alto coste del hierro.

Cascos vikingos

No todos los vikingos llevaban casco, pero que si disponían de él, lo llevaban, ya que la protección adicional que suponía salvó muchas vidas en los combates cuerpo a cuerpo.

El casco vikingo era de diseño bastante sencillo, y solía constituir de una simple forma de tazón con un protector de nariz de metal que sobresalía del centro.

A pesar de la creencia popular, hay pocas evidencias de que los cascos vikingos se adornaran con cuernos, como a menudo se los representa. Los cuernos no proporcionaban ninguna protección, de hecho, el enemigo podía aprovecharlos en su beneficio durante la batalla. Los vikingos eran muy prácticos en lo que se refería al combate.

Escudos vikingos

Escudos vikingos

La historia del escudo vikingo es muy interesante. Hasta ahora, solo unos pocos ejemplos han sobrevivido, lo cual condujo a animadas discusiones entre los historiadores acerca de sus métodos de construcción.

Sin embargo, se han encontrado algunos preciados artefactos que dan respuesta a ciertas incógnitas.

Durante la era de los vikingos, los guerreros entraban en batalla empuñando un escudo, que generalmente tenía un diseño redondo y un diámetro de aproximadamente 75-90 centímetros.

Por lo general, cada guerrero se hacía un escudo propio, personalizándolo para ajustarlo a su tamaño y estilo de combate.  Un escudo vikingo no podía ser ni demasiado grande ni demasiado pequeño, ya que podría hacer que su propietario fuera demasiado lento o que quedara demasiado expuesto, respectivamente.

Todos los ejemplos de escudos vikingos que han sobrevivido hasta el día de hoy están hechos de tablones macizos de pícea, abeto o pino.

Drakkar

Este artículo no estaría completo si no habláramos de la maravillosa y temida embarcación vikinga de la Edad Media, conocida como Drakkar.

Sin estos barcos, los vikingos nunca habrían alcanzado tal nivel de destreza militar ni habrían podido alcanzar tantos territorios.

Los escandinavos eran probablemente los marineros más aventajados de su tiempo, navegando por todo el mundo y alcanzando incluso las costas de América en el oeste y Asia Menor en el este.

Las fuentes extranjeras contemporáneas de este período describen los drakkars de la manera siguiente:

  • Los drakkars tenían cascos flexibles, trincados, que seguían fácilmente las olas.
  • Los mejores drakkars eran comparados con dragones, pájaros y serpientes de mar.
  • Los barcos vikingos podían atracarse rápidamente en una playa.

Drakkar

Aunque existen muchas leyendas sobre los drakkars, se han encontrado muy pocos de estos barcos. Y cuando se han encontrado, ha sido en estado ruinoso y reducido a pedazos.

A pesar de todo, la realidad es evidente: la Era Vikinga estuvo dominada por los drakkars, una verdadera tormenta de los mares de aquel entonces. Los vikingos aterrorizaron a sus contemporáneos navegando los mares, saqueando, conquistando e imponiéndose para siempre en la historia como los guerreros más capaces que el mundo ha visto nunca.