Cómo ayudan los videojuegos con la educación

30.7.2017
Juega ya

Los seres humanos se pasan 3000 millones de horas jugando a videojuegos

A la semana.

Eso es un montón de tiempo. ¿Pero se trata de tiempo malgastado o acaso los juegos sirven para algo más?

Yo diría que lo segundo. El papel que juegan los juegos en educar es cada vez más obvio ahora que los juegos se están convirtiendo rápidamente en el pasatiempo preferido para mucha gente de todo el mundo.

Pero antes de hablar sobre la educación necesitamos entender la razón detrás de la oleada de popularidad de los juegos.

¿Por qué los videojuegos son tan populares?

Vamos a revelar por qué a la gente como tú y yo nos encanta pasar tanto tiempo detrás de una pantalla... utilizando la ciencia.

Los videojuegos sacian muchas de nuestras necesidades psicológicas. Tanto que la gamificación, la aplicación de elementos del juego, como ganar puntos y logros, por factores ajenos al juego, es ahora una ciencia respetada.

La gente básicamente se siente atraída por los juegos por las siguientes razones:

  • Nos dan una  meta claramente definida. En el mundo real la decisión de perseguir una meta y decidir qué objetivos perseguir, es totalmente nuestra, pero en el mundo del juego no tenemos que decidir, el juego nos dice qué metas perseguir.
  • Abordan una necesidad profunda de sentirnos productivos. Nos hacen sentir que estamos progresando hacia nuestros objetivos, incluso aunque estos objetivos solo existan en un mundo puramente digital.
  • Generan descargas de dopamina en nuestro cerebro, al recompensarnos con insignias, logros o nuevo equipo cada vez que logramos una meta.
  • Por lo general comienzan siendo fáciles y progresivamente se vuelven más difíciles. Esto nos facilita sumergirnos en un estado de flujo. El flujo es cuando estamos tan intensamente concentrados en una tarea que el tiempo parece que se desvanece.
  • Algunos juegos también tienen un aspecto social, que puede atraer a la gente y hacer que se queden para pasar tiempo con sus nuevos amigos en línea.

El pegamento que mantiene unido todo lo anterior es que jugar es divertido. Es desafiante, gratificante y divertido, todo al mismo tiempo.

Pero los juegos también son educativos.

Usar juegos para enseñar a niños

Como graduado universitario y jugador apasionado, puedo decirte algo impactante:

La escuela no es inherentemente divertida.

Lo sé, no es ninguna novedad. Pero digo esto porque la escuela debería ser divertida. Aprendemos mejor cuando estamos completamente involucrados; cuando no nos parece que estemos aprendiendo, sino simplemente disfrutando. Piénsalo.

Jugar es la forma natural con la que aprenden los niños. Usamos canciones y bailes para enseñar el alfabeto y ruidos divertidos para enseñar a los niños que la vaca hace "muu". Dejamos que los niños jueguen con manualidades para que aprendan los colores, la física básica y para mejorar su coordinación óculo manual.

Entonces, en algún lugar del camino, la educación se convierte en clases totalmente teóricas. Te hablan durante ocho horas al día, cinco días a la semana, y luego se espera que vomites la información en una página. Para empeorar las cosas, estás presionado para sacar buenas notas y si no lo haces, vas a tener que repetir mientras tus amigos avanzan sin ti.

¿Te imaginas el efecto que tiene eso en una persona?

Me estoy yendo por las ramas. No estamos aquí para hablar sobre los fallos del sistema educativo, sino sobre el papel de los juegos en la educación.

Los juegos, al ser inherentemente divertidos y atractivos, tienen la capacidad de enseñar una gran cantidad de habilidades. Los videojuegos tienen la capacidad de enseñar matemáticas, inglés, historia, humanidades, resolución de problemas, física... la lista sigue y sigue.

Para ayudar a explicar esto, aquí hay una charla de TED con Jane McGonigal hablando sobre cómo los juegos pueden hacer del mundo un lugar mejor:

En pocas palabras, Jane creó juegos para demostrar que sirven para fomentar la colaboración y desarrollar habilidades útiles en el mundo real. Ella cree que los videojuegos pueden ayudarnos a resolver problemas globales como el hambre, la pobreza, el cambio climático, los conflictos y la obesidad. Esto se debe a que los juegos nos facilitan concentrarnos intensamente en problemas extremadamente complejos y difíciles.

Además, los videojuegos y los juegos en general, están preparados para ser la solución a los problemas a los que todos nos enfrentamos al estudiar una educación superior y entrar en el mercado laboral.

El sistema educativo en el que crecimos fue creado para formar a la gente para convertirse en trabajadores que se quedarían en una empresa durante la mayor parte de sus vidas y luego se jubilarían. El mundo ya no es así.

Se calcula que de media el trabajador americano habrá tenido más de 10 empleos diferentes al cumplir los 45 años, y creo que ese número va a crecer a medida que se creen nuevos y diferentes tipos de empleos y a la gente cada vez le cueste más descubrir lo que quiere hacer en la vida.

Además, habrá  trabajos totalmente diferentes disponibles en el futuro, a medida que los avances en IA, robótica y tecnología hagan que algunos trabajos queden obsoletos y traigan nuevos retos. Los videojuegos, al ser naturalmente atractivos y complejos, pueden enseñar a una generación futura cómo mantener puestos de trabajo donde se les requerirá trabajar con y en los robots del futuro.

Así que ahora entiendes cómo los videojuegos funcionan como una herramienta educativa. Pero, ¿cómo pueden ayudarnos en el mundo real? Echemos un vistazo a algunas de las formas en que los videojuegos ya están siendo implementados en la educación.

Cómo se usan los videojuegos en la educación

Empezaré con un juego que casi todo el mundo conoce: Minecraft.

Minecraft es un juego en el que construyes un mundo a tu alrededor extrayendo, combinando y colocando recursos. El mundo está ambientado en una cuadrícula cuadrada, de manera que se requiere planificación y matemáticas básicas para crear lo que los jugadores llaman "builds".

El juego hace mucho tiempo que se utiliza en clases para ayudar a enseñar codificación, matemáticas y colaboración. Aunque recientemente fue llevado al siguiente nivel. En 2016, Mojang se asoció con Microsoft para crear una versión de Minecraft diseñada específicamente para uso en escuelas: Minecraft Education Edition (Minecraft edición educativa).

Básicamente, fue construido con ciertas modificaciones que hacen más fácil aprender a programar y colaborar con compañeros de clase. Lo que es realmente emocionante es el precio, cuesta solo 5 $ por estudiante y año y las escuelas reciben el primer año gratis cuando actualizan sus sistemas a Windows 10. Lo que significa que es asequible y práctico de usar, una gran preocupación a la hora de cuadrar los presupuestos de educación.

Aquí tienes un vídeo introductorio de 2 minutos por si tienes curiosidad sobre cómo funciona esta nueva versión de Minecraft:

Pero Minecraft no es el único juego que aborda la educación. Hay otros, como SimCityEdu, que enseñan a los estudiantes habilidades relevantes para la vida del siglo XXI. Por ejemplo, una reciente actualización de SimCity añadió el "desafío de la contaminación", que enseña ciencia y su compleja relación con el medio ambiente.

El juego también enseña planificación urbana, gestión de recursos y muchas otras cosas. Sin embargo, hay algo aún más emocionante que está haciendo evolucionar el papel de los juegos en la educación...

Se están creando escuelas enteras basadas en el concepto de usar videojuegos para enseñar a los estudiantes.

Gamificar la clase

Una organización sin ánimo de lucro llamada Institute of Play fue fundada en 2007 por un grupo de diseñadores de juegos en Nueva York. Diseñan escuelas, programas de formación para educadores, currículos e incluso seminarios de formación para empresas, a fin de crear experiencias de aprendizaje basadas en los principios del diseño de juegos.

No solo usan videojuegos, sino que usan juegos de todo tipo. Llaman a estas escuelas su “Misión para aprender”.

Hay noticias aún mejores: El Institute of Play no es la única institución que usa los juegos para la educación. Codecademy usa gamificación para enseñar a sus estudiantes a programar. Y también hay otros como ellos. Duolingo usa gamificación para enseñar nuevos idiomas.

Un último ejemplo: Los videojuegos tienen el potencial de ser utilizados para entrenar a los cirujanos.

La cirugía robótica es la práctica de usar robótica y maquinaria para ayudar a los cirujanos con tareas complejas, como extirpar un tumor del cerebro. Como puedes imaginar, esto requiere un alto nivel de precisión y de coordinación óculo manual, además de un buen pulso y nervios de acero.

Según un estudio de Kilic y otros de la sección médica de la Universidad de Texas de Galveston, disparar a alguien en la cabeza mientras corres y esquivas en juegos de disparos podría ayudar a la próxima generación de cirujanos a salvar vidas en el mundo real.

Al igual que los videojuegos, los controles de cirugía robótica requieren el uso de ambas manos y requieren que los operadores sigan sus actividades en una pantalla. Los cirujanos son entrenados para usar estas máquinas en simuladores.

Otro estudio en 2007 también encontró que jugar a videojuegos justo antes de los simulacros de cirugía mejoraba las habilidades de los médicos. Al parecer, esto funciona de verdad.

Entonces, ¿por qué no se aceptan más ampliamente los juegos?

Retrasos y obstáculos a los juegos en la educación

Todo lo que hemos hablado hasta ahora ha preparado a los juegos para liderar el próximo gran cambio en la educación. Parece que puede resolver muchos defectos inherentes del sistema... pero eso es solo una versión del debate.

El mayor problema con el uso de juegos para facilitar el proceso de aprendizaje es nuestra pura falta de comprensión. No hay mucha investigación sólida que sugiera los beneficios (aún).

"A pesar de todo el entusiasmo en torno a los juegos y el aprendizaje, muy pocos estudios han examinado si los videojuegos mejoran el rendimiento en el aula y el rendimiento académico", dice Emma Blakey, una investigadora de doctorado en psicología del desarrollo de la Universidad de Sheffield de Inglaterra.

"Sabemos que la memoria es una habilidad cognitiva crucial para el aprendizaje escolar, por lo tanto, jugar a juegos que desafían la memoria debería, en teoría, conducir a mejoras en el comportamiento en el aula y en las habilidades académicas", dice. "Pero solo con investigaciones adicionales podremos determinar si esa noción es correcta".

Además de eso, está la gran cantidad de formación que debe hacerse para poner al día a los docentes. Y si alguna vez has enseñado a tus abuelos cómo usar un teléfono inteligente, entiendes las dificultades de enseñar algo nuevo a alguien que ha estado haciendo las cosas de la misma manera durante mucho tiempo.

"Los juegos digitales no pueden ser tratados como la última solución rápida para el sistema educativo", dice Brian Waniewski, antiguo director administrativo del Institute of Play. “Pueden parecer una bendición, un libro digital de próxima generación que reduce aún más la necesidad de recursos humanos", señala. "Sin embargo, los juegos por sí solos no harán que las escuelas sean más eficientes, reemplazarán a los docentes ni servirán como un recurso educativo que pueda llegar a un número infinito de estudiantes".

También está el problema del coste. Los videojuegos requieren herramientas caras, como tabletas, ordenadores, acceso a wifi fuerte y el coste de los juegos en sí. Los juegos asequibles como Minecraft Education Edition, junto con la reducción del coste de la tecnología, están ayudando a solucionar este problema, pero sigue siendo un problema.

Finalmente, existe el argumento de que los juegos son una distracción. Este es un argumento válido: los juegos pueden distraer a los estudiantes si se les permite hacer lo que les plazca. Sin embargo, este problema se relaciona con el correcto desarrollo del currículo y enseñar a los profesores cómo hacer las cosas correctamente. Con la orientación adecuada, esta preocupación se puede evitar por completo.

Conclusión

Los juegos tienen un papel importante en la educación que no hará más que crecer. Al haber terminado la escuela antes de que los juegos fueran considerados buenos para los estudiantes, tengo que admitir que estoy un poco triste de que la investigación y el esfuerzo no hayan llegado antes.

Sin embargo, el futuro para los niños en la escuela ahora y para las futuras generaciones es prometedor. Videojuegos como Minecraft Education Edition y SimCityEdu están allanando el camino para un nuevo género de juegos educativos. La financiación de grandes empresas como Microsoft, junto con una aceptación general de la idea de usar juegos en el aula, promete un futuro emocionante.

Creo que veremos algunas innovaciones importantes en videojuegos educativos en los próximos años y estoy emocionado de ver cómo las cosas evolucionan y se adaptan a medida que se publican nuevos estudios.

Cómo poco, los MMO pueden enseñarnos a sobrevivir en un mundo postapocalíptico.

Si te gusta esta publicación, compártela con tus compañeros de juego para que podamos hacer correr la voz y acelerar el proceso de conseguir que los videojuegos entren en el plan de estudios.