¿Pueden los MMO realmente ayudarte a sobrevivir en un mundo postapocalíptico?

25.5.2017
Juega ya

Se vislumbran pilares de humo en el horizonte, el polvo se acumula a tus pies y estás envuelto por una inequívoca sensación de aislamiento. El mundo como lo conocías ha dejado de existir. Entonces, una pregunta nace en tu mente: ¿eres el último ser humano vivo? A medida que comienzas a explorar los restos de tus alrededores, buscando pistas como un pollo sin cabeza, te acuerdas de cuando empezaste a jugar.

Cuando el mundo que conocías estaba rebosante de vida, Vikings: War of Clans era uno de tus MMORPG favoritos y habías logrado construir un imperio casi invencible durante tu tiempo en línea. ¿Podría ser tu salvación? ¿Podrían las habilidades que desarrollaste en tu época como guerrero del Norte ayudarte a conquistar el desierto aparentemente desolado que yace ante ti?

Convertir la vida en un juego

Mientras estás pensando en esos mundos virtuales, oyes una voz a lo lejos. Mirando hacia arriba, ves una cara y decides mantenerte firme y enfrentarte a lo que podría ser una sangrienta lucha hasta la muerte. Afortunadamente, la cara es amistosa y comienzas a darte cuenta de que puede que no estés solo en este nuevo y extraño mundo. Una vez más, vuelves a pensar en tu época como jugador y una idea que escuchaste una vez: mapear.

Vikings real world

De acuerdo con un artículo de Dmitri Williams, los mundos virtuales y nuestro comportamiento en ellos pueden ofrecer una visión de nuestros comportamientos de la vida real. A través de algo conocido como el "principio del mapeo", investigadores como Williams (2006), Balicer (2007) y Lofgren & Fefferman (2007) fueron capaces de estudiar algunos MMORPG populares y obtener una visión de los comportamientos humanos.

"Mapear es la medida en que los comportamientos humanos ocurren en los espacios virtuales de la misma manera que ocurren en los espacios reales", según Williams.

Naturalmente, la idea de que nuestros comportamientos dentro de un juego como Vikings: War of Clans se reflejan solo puede extenderse hasta cierto punto. La idea de que las acciones sin consecuencias físicas pueden tener tanto impacto sobre nosotros como las cosas que suceden en el mundo real simplemente no les encaja a los expertos. De hecho, Williams se apresuró a señalar en su artículo que ciertos escenarios no pasan del mundo de los videojuegos a la realidad.

"Los riesgos y recompensas de los mundos virtuales no siempre corresponden a los que podemos encontrar en el mundo real. El ejemplo más obvio es el dolor y la muerte. En World of Warcraft, los jugadores mueren, pero no hay malestar físico", explica Williams.

Mapeando tu camino de un mundo a otro

Sin embargo, a pesar de la incapacidad del principio del mapeo de explicar con precisión cada situación, la investigación ha demostrado que ciertas acciones pueden ser reflejadas de un mundo a otro. Usando el final de una beta cerrada para ArcheAge como un estudio de caso, Williams esencialmente concluyó que somos capaces de mapear los comportamientos humanos de los juegos a la realidad con un buen nivel de precisión.

"Por lo tanto, aunque no es un mapeo perfecto, creemos que el final de la beta cerrada es una aproximación relativamente buena de un escenario de "fin de los tiempos" y por lo tanto este trabajo no solo es útil para la comprensión del comportamiento de los jugadores, sino que también comienza a arrojar luz sobre el comportamiento humano en general bajo tales condiciones", dice el artículo de Williams.

Vikings planning

"¡Eh! ¿Me oyes?" Una voz repentina te saca de tus pensamientos. El rostro amistoso que viste anteriormente ahora está un poco preocupado.

"¿Qué vamos a hacer?"

Inseguro de tu plan, pero dispuesto a probarlo, decides poner a prueba el principio del mapeo. Usando tu experiencia como un guerrero en línea, conduces a tu nuevo amigo hacia el horizonte en busca de aliados, conocimientos y recursos en un intento de reconstruir el mundo que te rodea.

Gracias a las habilidades que has aprendido del juego, estableces un plan de tres puntos que no solo te permitirá crear un poderoso clan de Jarls, sino que te permitirá sobrevivir a lo que ahora tiene que convertirse en tu nueva realidad.

Juntar tu arsenal de conocimientos del juego

Aliados - Si hay algo que sabe todo guerrero vikingo, es que no puede sobrevivir solo. Ya sé que sus habilidades valen 100 veces más que las de un guerrero cualquiera, pero en un mundo hostil donde puede haber peligros desconocidos al acecho en cada esquina, los aliados son una necesidad. En Vikings: War of Clans, intercambiar habilidades y recursos, además de establecer nuevas amistades a través del chat eran las mejores maneras de formar una pandilla.

Hoy, tienes que usar esas mismas habilidades. Con un guerrero ya a tu lado, tienes que convencer a todo aquel que se cruce en tu camino de que no solo sois un equipo al que vale la pena unirse, sino de que tú eres el jefe del equipo. Si quieres sobrevivir y hacer las cosas a tu manera, tienes que establecer la autoridad desde un primer momento y dirigir con un puño de hierro si es necesario.

Conocimiento - Todo jugador de Vikings: War of Clans sabe que el conocimiento es poder y que las decisiones que tomas determinan tu destino en el juego. Al ser un tipo trabajador, pasaste tus primeros días en el juego avanzando por el árbol de conocimientos de economía. Desarrollar las habilidades de conocimiento era lo más importante durante ese tiempo. De hecho, tras haber maximizado este conocimiento, aumentaste tu velocidad de construcción en un 66 %.

Hoy, al observar este paisaje prácticamente estéril, sabes que construir será esencial para tu supervivencia. Una habilidad clave que necesitas tener en cuenta es que no debes tener miedo de construir y reconstruir. Era necesario reconfigurar el diseño de tu pueblo a medida que avanzabas en Vikings: War of Clans y también lo es ahora.

Cuando empieces a construir, no ocupes demasiado espacio con cuarteles. Basta con poder entrenar suficientes tropas para mantener activas tus defensas. En los primeros días, es necesario centrarse más en los edificios de estilo señorial, ya que ayudan a acelerar los tiempos de entrenamiento y, por tanto, te ayudarán a aumentar la base de conocimiento de tu nueva civilización.

Recursos - En cuanto tengas un ejército y un lugar donde vivir, los recursos son lo que hará que sigan avanzando las cosas. Al igual que en el juego, tienes que elegir tus recursos cuidadosamente si quieres optimizarlos. Con esto en mente, piensas en algunas de las herramientas que sabías que te darían la mayor protección general en el juego:

Vikings building

Runa Algiz: Con una puntuación de rareza de 57,6, nunca fue demasiado difícil encontrar este objeto tras llegar a nivel 8 y, con un enfoque en la producción de comida, siempre fue algo que valió la pena conseguir. A partir de esto, te das cuenta de que cualquier objeto que permita producir o capturar comida es muy valioso.

Árbol del Mundo: Con un enfoque en la velocidad de aprendizaje y una puntuación de infrecuencia de 9, este amuleto era una gran manera de mejorar las habilidades globales de tu clan en el juego. A partir de esto, determinas que cualquier objeto que puedas utilizar para aprender sobre el mundo que te rodea aumentará tus posibilidades de supervivencia.

Espada de Vidar: Sin protección, tu Clan sería masacrado en cuestión de días. Encontrar un arma tan letal como la Espada de Vidar podría no ser posible, pero sabes que si no puedes encontrar inmediatamente un medio de defensa serás vulnerable a cualquier cosa.

Tu tiempo en línea no fue una pérdida de tiempo

A medida que se cierne la noche, repasas mentalmente las lecciones de Vikings: War of Clans. Incluso con la incertidumbre del mañana, te sientes confiado de que tus conocimientos te mantendrán a salvo.

Gracias a la idea del mapeo, ahora sabes que el tiempo que pasaste jugando a juegos de estrategia en línea no fue una pérdida de tiempo. Aunque no lo supieses en el momento, parece que estos juegos te han proporcionado el terreno de entrenamiento perfecto para el mundo postapocalíptico que te ha tocado habitar ahora.