¿Los MMO deberían tener secuelas?

28.11.2016
Juega ya

Los MMO cambian y evolucionan constantemente con el tiempo. Es parte de su naturaleza como aventuras enormes e interminables. Muchos MMO comienzan como un juego, pero con el tiempo cambian su enfoque, modelo de pago, o incluso características clave del juego hasta llegar a convertirse en un juego completamente diferente. A fin de mantener una base de jugadores activos, muchos desarrolladores introducen continuamente nuevos contenidos en sus juegos en forma de eventos temporales, DLC (contenido descargable) o expansiones completas. Los MMO que llevan mucho tiempo sin cambiar se arriesgan a que sus jugadores se vayan a otros juegos simplemente por aburrimiento o porque ya lo "han hecho todo".

¿Pero cuando hay que decir basta? ¿Llega un momento en un juego en línea que se vuelve tan abotargado, anticuado o diferente de la visión original, que es necesario empezar de nuevo? ¿O tal vez los desarrolladores deberían limitarse a seguir evolucionando y perfeccionando el juego, y nunca pasar a otro?

Más nuevo es siempre mejor

Pasar a un juego completamente nuevo tiene muchas ventajas. La primera es tener un nuevo entorno seguro en el que experimentar con nuevas características y mecánicas de juego. Imagina qué pensarías si un MMO al que habías estado jugando durante unos años decidiese repentinamente cambiar de golpe su sistema de combate. Probablemente te haría hervir la sangre de rabia. Una secuela permite a los diseñadores cambiar la mecánica de un juego sin alienar a su base de jugadores. Hacer borrón y cuenta nueva es también la mejor opción si los desarrolladores quieren probar un nuevo motor u otra tecnología.

Desde el punto de vista del desarrollador, una secuela es también una oportunidad para crear nuevos contenidos sin dañar el contenido existente o la historia del juego. Añadir constantemente nuevas características a un juego que ya esté en marcha requiere muchos compromisos y compensaciones, y puede ser un verdadero desastre si no se tiene cuidado. Esto puede limitar las nuevas opciones que los desarrolladores pueden añadir a un juego sin romper nada. Además, trabajar en un nuevo proyecto realmente puede dar nueva vida a un estudio, lo que le permite volver a encender la llama de la creatividad.

Sin embargo, crear una secuela para un MMO tiene sus desventajas. En cuanto los desarrolladores pasen al siguiente juego de la serie, podrían descuidar su creación anterior. También puede ser estresante y costoso para un pequeño estudio mantener dos juegos diferentes. Aunque el desarrollador no abandone el juego, los jugadores pueden hacerlo para dedicar su atención al nuevo título. No es raro para un MMO perder abonados después de lanzar una secuela.

Ampliar los horizontes

La práctica más común en los MMORPG y juegos de estrategia en línea es sacar expansiones de contenido frecuentes. Son más rápidas de desarrollar que secuelas nuevas y tienen un riesgo mucho menor de enfurecer a los jugadores veteranos, ya que por lo general no cambian demasiado el juego. También sirven para poner de relieve diferentes aspectos del juego, atendiendo en cada caso a un tipo diferente de jugador: nuevas áreas para los exploradores, nuevos monstruos mortales para derrotar para los que busquen logros y así sucesivamente. Muchos de los títulos más importantes dependen de grandes expansiones para mantener la experiencia de juego fresca, sin dejar de mantener su encanto original, lo que apela tanto a jugadores nuevos como veteranos.

Pero las expansiones no son siempre la respuesta. Después de todo, las expansiones tienen un ámbito bastante limitado y rara vez recuperan a jugadores que hace mucho tiempo que han perdido interés en el juego. La mayoría de las veces, las expansiones se pueden resumir simplemente como "más de lo mismo". Esto está bien para que los jugadores activos sigan participando, pero no es tan bueno para abrir el juego a nuevos públicos. Aunque es posible que una expansión pueda dañar incluso la actual base de jugadores. Cuando se añade contenido nuevo, siempre existe la posibilidad de que el contenido más antiguo del juego se vuelva irrelevante u obsoleto. Las personas se sienten naturalmente atraídas por lo nuevo, por lo que una gran cantidad de jugadores se congregarán en una nueva área, dejando a los más antiguas escasamente pobladas. Además, cuantas más áreas haya en un juego, más extendida se hace la comunidad, lo que hace más difícil que los jugadores encuentren a otros jugadores con quienes jugar.

¿Qué opinas?

Tanto las secuelas como las expansiones tienen sus ventajas y desventajas. No hay una respuesta clara sobre cómo mantener un MMO vivo y actualizado a lo largo del tiempo. En última instancia, depende de los jugadores comunicar sus preferencias a los desarrolladores. ¿Te gustaría jugar al mismo MMO, con más y más contenido que se fuese incorporando con el paso de los años, o eres el tipo de jugador al que le gusta jugar a una nueva expansión antes de pasar a la siguiente aventura?