¿Cómo ser mejor en los juegos de estrategia? ¡Únete al ejército!

10.10.2017

¡ATENCIÓN! Ponte en fila, recluta, y firmes. ¡Esto no es un juego!

Vale, es posible que estemos hablando de juegos, pero si quieres mejorar en los juegos de estrategia y MMO tienes que tomarte las cosas en serio. ¿Cómo de serio? ¿Qué te parece unirte al ejército?

Luchar una guerra virtual

Sea cual sea la batalla en la que participes, ya sea un enfrentamiento medieval en Throne: Kingdom at War o una lucha futurista en Soldiers Inc: Mobile Warfare, los juegos de guerra requieren una reflexión seria.

Está claro que cuando compites en uno de nuestros juegos de estrategia en línea, no te enfrentas a una situación potencialmente mortal. Pero, eso no significa que no debas actuar como si lo fuese. Si empiezas a pensar como un militar, empezarás a ver mejores resultados. De hecho, cada vez hay más evidencia de que el entrenamiento militar no solo puede ayudar a las personas a lograr el éxito en los juegos de guerra, sino que los juegos de guerra pueden servir de terapia para gente con trastorno por estrés postraumático (PTSD).

Según un ex cabo de los Estados Unidos, Bryant Chambers, los juegos de guerra proporcionan el "mismo condicionamiento operativo" que un escenario de batalla real. Aunque añade que los juegos no pueden recrear realmente las emociones de la batalla, sugiere que los estímulos y mecanismos de respuesta son similares. A partir de esto, Chambers ha descubierto que los juegos permiten a los ex militares satisfacer las respuestas "cognitivas y conductuales" que se les ha condicionado para pensar y sentir.

Sin embargo, y esto es lo importante, pueden lidiar con estos comportamientos arraigados de la guerra sin tener que lidiar con las emociones reales del conflicto.

En este sentido, los juegos pueden ser una salida para los veteranos. Para nuestros propósitos, eso muestra los vínculos comunes entre la guerra real y la guerra virtual. De hecho, no es de extrañar que la gente con un trasfondo militar disfrute de los juegos y, además, tenga un don para ello.

Naturalmente, no puedes pasarte unas semanas entrenando con una unidad militar y luego desertar para satisfacer tus ansias de jugar. Sin embargo, si aprendes a pensar como un veterano y usas las habilidades de una mente militar, puedes convertirte en un mejor jugador dentro de nuestros mundos virtuales.

Sé cómo el agua

Antes de ponerte en fila, en posición de firmes y adoptar una mentalidad militar, primero tienes que abandonar tus suposiciones previas. En muchos aspectos, un soldado tiene que ser extremadamente rígido en la forma en que opera en la batalla. Seguir en su puesto y seguir una estrategia establecida es crucial, pero la forma general de pensar sobre la guerra no es ni puede ser rígida.

Tal y como Sun Tzu nos enseña en el Arte de la Guerra, "seguir ciegamente un conjunto de doctrinas, algo que un soldado de infantería puede ser programado para hacer, no participa en el arte de la guerra y no gana la batalla. Para convertirte en un líder, alguien capaz de conducir un ejército a la victoria, tienes que adaptarte".

Solo al tomar un sistema de reglas establecidas y alterarlas para encajar con la situación, puedes esperar prosperar en combate. Tal y como lo expresó Bruce Lee, un luchador más grande no es aquel que vive de un conjunto fijo de movimientos, sino uno que aprende a "absorber lo que es útil, descartar lo inútil y añadir lo que es específicamente suyo".

Básicamente, si bien puede parecer que una mentalidad militar está en contraste con la suposición tradicional de que los jugadores son "creativos", la realidad es bastante diferente.

Supongamos te han metido en una batalla virtual y te toca a ti llevar a un ejército a la victoria. Aunque hay ciertas "estrategias" que podrían funcionar, todavía necesitas moverte con el flujo del juego. Esto es algo que los Navy SEAL entienden mejor que la mayoría. Tal y como dijo el Comandante Navy SEAL Shawn Parr, "la supervivencia no depende de quién sea el más fuerte o el más rápido, sino de quién pueda adaptarse mejor al cambio".

Ser un maestro de la adaptación es algo que un SEAL debe dominar y, además, un rasgo que tú también debes desarrollar. Sí, aunque puede ser una buena idea enviar tus unidades a las Catacumbas y usarlas solo para defender el Castillo cuando sospeches que hay problemas en el camino, esta no es una regla universal. ¿Qué pasa si no puedes ver un ataque potencial en camino? ¿Qué pasa si tienes que luchar en varios frentes? Va a haber momentos en que es mejor dejar algunas unidades en el Castillo y es tu trabajo determinar cuándo hacerlo.

Todo comienza con un plan

Más allá del arte de la adaptación, la idea de la comunicación es crucial en una situación de guerra. Si te convirtieses en un SEAL, una de las primeras lecciones de batalla que aprenderías sería que siempre debes tratar de emboscar al enemigo e inutilizar a su operador de radio. Al hacerlo, no solo cortarás la línea de comunicación de la base al campo, sino que, en la mayoría de los casos, acabarás con el líder de la unidad. Esta estrategia nos lleva de nuevo a la idea de que una mente militar no es un conjunto de movimientos predefinidos.

Al acabar con la persona a cargo de diseñar un plan y adaptarse a la situación, inutilizas efectivamente una unidad completa. Los soldados en el campo son encaminados a patrones fijos y solo pueden desviarse cuando se les da la orden. En base a esto, si eliminas al "cerebro" de la operación, el cuerpo (es decir, los soldados en el campo) se detendrán. ¿Por qué? Debido a que los que están en el frente están centrados en una sola tarea y no tienen la posibilidad de alejarse, conseguir una visión amplia de la situación y adaptarse en consecuencia.

Una vez más, esto es algo que deberías recordar al jugar a juegos de guerra. Del mismo modo en que tienes que ser capaz de adaptar tus propias estrategias, es necesario encontrar una manera de desactivar la capacidad del enemigo para hacer lo mismo. Sigue la cadena de mando y acaba con la cabeza y, a su vez, dejarás a tu oponente prácticamente impotente.

Piensa antes de actuar

Tal vez la lección más importante que podemos aprender de los militares es la idea de que tienes que pensar antes de actuar. Aunque ahora es una frase usada en el lenguaje común de padres y profesores, el refrán tiene realmente una conexión fuerte a la teoría militar. Según el soldado inglés y teórico militar Sir Basil Henry Liddell Hart, los que tienen más influencia pasan tiempo reflexionando sobre sus pensamientos, en lugar de tomar decisiones precipitadas.

"Una vida dedicada a sembrar unos cuantos granos de pensamiento fructífero es una vida invertida más eficazmente que una acción precipitada que produce una cosecha de malas hierbas. Esto nos lleva a ver la diferencia, una diferencia realmente vital, entre la influencia y el poder". - B.H. Liddell

Hacer un movimiento de "poder" basado únicamente en tu rango no es propicio para convertirte en un líder eficaz en el ejército. Solo con un cuidadoso pensamiento y planificación puedes esperar hacer movimientos exitosos y, al hacerlo, ganar la confianza de tus tropas. Ordenar a alguien hacer algo a menudo le lleva a la pregunta de "por qué" y, si no puedes proporcionar una respuesta sólida, nadie te escuchará.

Si extrapolamos esto a nuestro mundo de juegos MMO, sabemos que la comunicación con los jugadores que te rodean es crucial. Sin embargo, incluso antes de empezar a hablar, es necesario planificar tu propia estrategia. Considera el tamaño de tu ejército, la extensión de tu base, donde están tus aliados y la ubicación de tus enemigos. Solo al pensar en cada variable puedes diseñar la estrategia más eficaz, una estrategia que puedes difundir a través de tu red de aliados. Cuando se trata de ello, la idea de que el éxito en la guerra es el producto de un pensamiento rígido y seguir ciegamente un conjunto de "movimientos" predefinidos es defectuosa.

Adopta el arte y la ciencia de la guerra

Aunque hay habilidades que necesitas saber para evitar una muerte segura, Sun Tzu solo fue correcto al 50 % cuando describió el acto de guerra como un "arte". En cuanto dispones de las herramientas necesarias, tienes que pintar una imagen que se adapte a tu entorno. Puede ser algo cliché ver la guerra como parte ciencia y parte arte, pero esta es la manera en que una mente militar experta verá la situación. Esta forma de pensar es una que tú, como jugador de juegos de estrategia, también deberías adoptar si quieres triunfar.

Si quieres convertirte en un general de los juegos de estrategia, tienes que unirte al ejército. Incluso si solo te inscribes metafóricamente y asumes los principios básicos de ser un soldado, hay un montón de beneficios en pensar como un veterano de la guerra.

Aunque hay una cierta rigidez para servir en la primera línea, un verdadero experto militar sabe que esto es solo una faceta de una mentalidad mucho más amplia. La flexibilidad, la comunicación y la capacidad de pensar en cada situación específica son las únicas formas de prosperar en una situación de combate.

Si puedes pensar de esta manera y, como dijo Bruce Lee, fusionar tus propias habilidades con solo lo que es útil, el éxito en un escenario de conflicto virtual puede ser suyo.