¿Me conviene formar mi propia Liga?

por Lady Nerium

Algunas personas pueden pensar que ser el Mariscal de una Liga es un trabajo lleno de glamour, pero tiene todo el glamour de poner orden en una jaula de grillos. Olvídate de los focos y saca la escoba, porque si quieres formar tu propia Liga vas a tener que encargarte de las cosas cuando se pongan feas.

Decidir sobre un enfoque

Al asumir el manto de Mariscal de una Liga, lo primero que deberías decidir es en qué va a centrarse tu Liga. ¿Quieres ir a por Almenaras y luchar para estar en el top 10, o prefieres dejar todas las guerras para las grandes Ligas y centrarte en formar nuevos jugadores? ¿Sabes lo suficiente de tácticas y trucos para perseguir tu objetivo de ser el número uno? ¿Tienes paciencia para entrenar a nuevos jugadores y guiarlos a través de lo básico una y otra vez? No deberías ni siquiera empezar a aceptar jugadores antes de responder a estas preguntas.

Aquí hay algunas preguntas más que deberías hacerte: ¿Qué tipo de líder eres? Ha funcionado tu estilo de liderazgo en el pasado y de no ser así, ¿has trabajado para entender tus puntos débiles y corregirlos? ¿Puedes ser lo bastante flexible para cambiar tu enfoque si tu primera opción no funciona, o vas a caer de nuevo en los viejos hábitos? Es importante saber qué tipo de líder eres antes de formar una Liga. 

Obtener más experiencia

Si no tienes suficiente experiencia de juego en este momento, ¿tienes un plan para conseguirla? Hay varias formas de hacerlo: leer todo lo que encuentres sobre las mecánicas del juego, hablar con jugadores experimentados u obtener un mentor que te ayude en el proceso de aprendizaje. Aunque esto te llevará tiempo y mientras tanto tus jugadores dependerán de ti para que tomes decisiones que afectan a su éxito. No entender el juego puede ser un desastre para un líder, así que tal vez deberías esperar a ver si puedes aprender de un líder con más experiencia, antes de nada.

Es posible mejorar tus habilidades de juego, pero si no tienes personalidad para dirigir, es mejor saberlo ahora, antes de que otras personas dependan de ti. Sé honesto contigo mismo; ¿tienes las habilidades necesarias para llevar a tu Liga a dónde quieres? ¿Has sido un líder alguna vez, y sabes cómo gestionar una Liga y llevarla a la victoria, o estás mejor capacitado para dirigir a un pequeño grupo de jugadores con menos experiencia? Tienes que saber tus limitaciones; tu disponibilidad de tiempo, dinero y tus habilidades pueden determinar lo que puedes gestionar de verdad. Un buen liderazgo requiere una gran cantidad de las tres.

Encontrar a las personas adecuadas

¿Puedes crear un equipo con quien puedas trabajar? Encuentra jugadores que tengan las habilidades y la experiencia que carezcas y asciéndelos a oficiales para que toda la Liga se beneficie. Un Mariscal es como la punta de un iceberg: es visible y solo representa una pequeña parte del conjunto. Cuantas más mentes se junten para pensar en un problema, más soluciones encontrarás, pero tienes que encontrar a gente capaz de trabajar en equipo y hacer que todos vayan en la misma dirección. Tienes que estar dispuesto a escuchar a tus oficiales y seguir sus sugerencias. Hacerlo mejora la moral de equipo. Las Ligas más fuertes están a cargo de equipos y es el trabajo en equipo lo que las conduce al éxito.

Se trata de comunicación

El trabajo en equipo no es nada sin la comunicación. Explica tus metas y cómo pretendes alcanzarlas; haz que la gente entienda cómo encaja en tu plan. Tienes que ser accesible a tus jugadores y aceptar sus ideas sobre cómo mejorar. Asegúrate de tomarte un tiempo para evaluar a tus jugadores a fin de ayudarles a mejorar. No puedes esperar hasta que pase algo malo para decirles cómo lo están haciendo. Tendrás que reconocer conflictos potenciales en tu Liga antes de que sucedan y aprender a prevenirlos. Tendrás que ser capaz de establecer políticas con las que todos estén de acuerdo y estar dispuesto a hacerlas cumplir por el bien de la Liga, incluso si afecta a tus amigos. Al final, serás responsable de la felicidad de tus jugadores y del éxito de tu Liga, así que asegúrate de estar a la altura del desafío. La honestidad, el respeto y las líneas de comunicación abiertas son de gran ayuda.

A la gente le gusta el reconocimiento y necesita respeto para confiar en un líder; no te olvides de darles ambas cosas. Celebra siempre las victorias y reconoce a las personas que ayudaron a hacerlas posibles. Ninguna guerra se gana por un solo jugador, por lo que tendrás que hacer entender a tus jugadores por qué funcionó el plan y cómo ayudó cada uno de ellos: los mayores éxitos son por lo general esfuerzos de equipo. Nadie ha abandonado nunca una Liga por recibir demasiados elogios por sus logros.

Nunca olvides que el Mariscal de una Liga tiene tanto éxito como sus equipos y los grandes líderes saben que con el buen trabajo en equipo todos salen ganando. Si has entendido todo esto y puedes responder con honestidad "Sí, puedo hacerlo", entonces puede que estés listo para formar tu propia Liga.

¡Buena suerte!

Este artículo fue escrito por Lady Nerium, que dio su consentimiento para su publicación en Plarium.com. Todas las ideas y puntos de vista expresados en este documento son propios del jugador, y no tienen por qué reflejar las opiniones de Plarium Global.

¡DIRIGE TU EJÉRCITO, PON A PRUEBA TU ESTRATEGIA Y CONQUISTA EL MUNDO MMO DE
Stormfall: Age of War!