Semana N.º 5 - Historias del Frente de Stormfall

Día Veintiséis:

Hoy tengo la noche libre, ha sido una buena oportunidad para acostumbrarse a mi nuevo cuerpo. Me aventuré en silencio en busca de mi antiguo Lord para informarle de que hay un traidor en sus filas. No pude encontrarlo, pero vi a unos cuantos de mis viejos amigos enanos. Aunque ellos no me vieron, pues me mantuve en las sombras en todo momento. No podía arriesgarme a identificarme, sé que los Silenciosos Ancianos no lo aprobarían si lo hiciera... Y de todas formas, ¿Por qué iban a creerme mis amigos? Parecían felices, eso está bien. Es bueno saber que siguen vivos. Me he dado cuenta de que me fijo más en las cosas... Por ejemplo, puedo contar el número de hombres en cualquier sala o en un campo en un instante. En cuanto pongo los ojos en ellos, sé cuántos son. Tal vez es por eso que somos espías, no tenemos ni un bloc ni nada; podemos echar un vistazo y ya está. También me di cuenta de lo rápido que soy cuando estoy fuera de los salones de Everdeep. Mis piernas son ligeras como el aire y no hacen el menor ruido. Esto hace que un hombre se sienta poderoso de verdad. Encontré mi diario; tuve que cogerlo de un cofre que había en el cuarto de mi viejo amigo Grandar, parece que lo estaba guardando como recuerdo... ¡Espero que no se preocupe cuando se entere de que no está! De todos modos le dejé un mensaje en la pared. Aunque espero que no cunda el pánico y se piense que vino a verle un fantasma por la noche. Pensándolo bien, probablemente debería haberme tomado un momento para explicarme. "Fui yo" escrito en la pared no creo que le ayude mucho. Y a decir verdad, escribirlo con mi propia sangre no creo que ayude mucho, pero no tenía una pluma a la mano. La vida sigue, lo entenderá. 

Día Veintisiete:

Aquí estamos. Vuelvo a mi diario, de verdad que es mucho más cómodo que escribir en las paredes. Ahora puedo escribirlo todo tal y como sucede... Como verás, he tenido una semana interesante después de mi reencarnación... Esto de ser un Silencioso es mucho mejor de lo que esperaba; Estoy empezando a disfrutar de verdad. Hoy me han dado mis botas pesadas. Por ahora pesan mucho, pero me han dicho que cuando me los quite para las misiones, debería ser capaz de moverme hasta 30 veces más rápido que otras Unidades. Viniendo de ser un enano, las cosas no podrían ser más diferentes. Dos extremos opuestos del espectro, creo que mi antigua barba pesaba más de lo que peso ahora… ¡Y hoy he comido por primera vez en semanas! No me gusta estar muerto de hambre, pero ayuda a mantener el peso. Me pregunto si todavía tengo el cerebro hambriento de mis días de enano, o el vientre. No creo que haya ninguna manera de saberlo. Preguntaré por ahí.

Día Veintiocho:

Esta mañana me han enviado a trabajar para un Lord. Al parecer, es nuevo; así que al ser un Silencioso de nivel bajo, me han enviado con una banda de exploradores bastante verdes a trabajar para el Lord… temporalmente. ¡Estoy emocionado de ver cómo es, he oído que su Castillo está en una posición espléndida, aunque el hecho de que es un Lord sin experiencia conlleva sus propios riesgos, como puedes imaginarte! Nunca sabes qué puede pasar. Esperemos que tenga algo de sentido común. YA veremos... ¡Mañana es el gran día!

Día Veintinueve:

Primer día en el nuevo sitio; Lord F es el nombre de este tío. Este sitio es un auténtico desastre; incluso con Lord P, aunque le faltasen unos cuantos tornillos, al menos tenía el sitio limpio y ordenado... Y como mínimo había construido algún cobijo para todo el mundo. Este sitio da asco de verdad, suciedad por todas partes, cuerpos en descomposición fuera de las murallas... Incluso los edificios son los más pequeñas que he visto... Creo que he visto a tres peones salir del Granero en todo el día; ¡Es imposible que produzca suficientes recursos para abastecer a un ejército de siquiera doscientos hombres! No sé a qué está jugando, nunca dominará Darkshine a este ritmo, pero a lo mejor está contento solo con existir, sin tener que hacer nada. Creo que tendré que pasar un tiempo por aquí, porque no vi ningún detalle en mis órdenes del gremio de Silenciosos sobre la fecha de mi regreso. Parece que esta noche me va a tocar dormir debajo de un árbol… ¡Vaya suerte la mía!

Día Treinta:

Segundo día aquí... ¡Y esto sigue siendo un desastre! Pasé la noche bajo un árbol mientras llovía a cántaros. Me sorprende que mi diario no se caiga a pedazos. Lo he dejado junto al fuego para que se seque, pero cuando me desperté estaba totalmente mojado. ¡Pensé que lo había perdido, pero los dioses han decidido que siga conmigo! Bien para mí, no sabría qué hacer sin él. Aquí básicamente estoy solo, ya que al ser un Silencioso, no puedo entablar una conversación con nadie ni hacer nuevos amigos.

¡Únete a nuestras unidades y lucha! ¡Juega YA a Stormfall: Tiempos de Guerra!

¡DIRIGE TU EJÉRCITO, PON A PRUEBA TU ESTRATEGIA Y CONQUISTA EL MUNDO MMO DE
Stormfall: Age of War!