Entrevista con el Capitán James Reid

Traducción por Gustavo Matas

¿Los Siete Mares están al rojo vivo? ¡Pues es hora de llamar a los bomberos (FireHouse en inglés)! Hoy tenemos a un Capitán muy especial a bordo del buque de Anne. Permíteme que te presente al Capitán James Reid: un pirata curtido, marinero experimentado y ante todo un verdadero caballero. Es igual de bueno forjando Alianzas que planeando guerras y aplastando a sus enemigos. ¡Disfrútalo!  

Capitana “Bonnie” Anne O’Malley (A.B.): ¡No te cortes, Capitán! ¡Háblanos un poco de ti!

James Reid (J.R.): Llevo 15 años casado con mi mejor amiga y tenemos 5 hijos. Hace 20 años que trabajo como bombero y ocupo el rango de Capitán de una estación en Texas.

A.B.: ¿Cómo descubriste Pirates: Tides of Fortune?

J.R.: Mientras me recuperaba de una lesión del trabajo, descubrí Pirates un día mientras navegaba por internet. Siempre me había gustado la estrategia y los juegos de guerra, y este parecía encajar. Las partidas de ajedrez en línea estaban llenas de gente rara y no presentaban un desafío muy grande. Así que mientras me enganché al juego mientras me recuperaba.

A.B.: Así que un valiente Pirata de Texas, ¿has sido siempre miembro de FireHouse? En caso contrario, ¿Cuál fue tu primera Hermandad?

J. R.: Fundé FireHouse después de haber sido miembro de otra Hermandad durante algunos meses. Me pidieron que empezase una Hermandad secundaria, pero las cosas no salieron como estaba planeado. Empecé FireHouse con solo dos jugadores (los cuales siguen conmigo) y pronto doblamos nuestro número. En unos pocos meses pasamos a tener 75 miembros. De los cuales 52 siguen con nosotros. Son una parte fundamental de nuestro éxito.

A.B.: Hace un par de semanas, tu Hermandad logró un logo único. Cuéntame un poco más de ello. ¿Cuál fue la Medalla más difícil de conseguir?

J.R.: La codiciada Bandera Personalizada... Primero quiero dar las gracias a Leo Yampolski, Gabriel Rouchon, Henry Maisey, Ana Balint, Carlo Magno, Simon Pasturi, Mauri Peippo y a tantos otros que me animaron o destruyeron para que me esforzase para ser más fuerte. Queríamos ganar esta bandera personalizada mientras estábamos en lo más alto de la clasificación del juego. Era muy importante para nosotros crecer en defensa y en ataque, sin perder territorio. Conseguimos lograr nuestra última bajada de nivel para la Medalla de oro con un Presidio de Nivel 5. La Medalla más difícil fue la Medalla de la Flota del Terror (Objetivos de Misiones). Colocar 3 Capitanes en el Top 10 se hacía más difícil con cada semana que pasaba a medida que iba aumentando la puntuación requerida en las Misiones. Me acuerdo de haber entrado en el Top 10 hace un año con menos de 1/3 de los puntos que hacen falta ahora. Se destruyeron aberrantes cantidades de Unidades para lograr esta medalla.

A.B.: ¿Qué adjetivos caracterizan mejor a tu Hermandad: defensiva u ofensiva? ¿Agresiva o diplomática?

J.R.: No puedes limitarte a uno solo. Este juego requiere estrategia y la correcta aplicación de la diplomacia. También requiere intuición para saber cuándo ir al Ataque y cuando pasar a la Defensa. Una Hermandad agresiva puede matar un montón de Unidades y causar problemas para los equipos no organizados... y una Hermandad defensiva simplemente se quedará parada, e irá perdiendo miembros progresivamente. Sin embargo, un equipo que utilice la Diplomacia, que dé caña cuando haga falta y tenga suficientes fuerzas para mantener la línea sobrevivirá.

A.B.: ¿Cuál es tu rutina diaria habitual como Pirata?

J. R.: Recoger Recursos para construir Unidades, y luego trabajar hacia el objetivo del equipo que he fijado para la semana. Como Líder, quiero dirigir a mis Unidades en combate o hacia un objetivo. Veo a muchos Líderes que dirigen desde atrás y ponen en peligro a sus miembros para protegerse. Este tipo de Líder me da asco, y hago todo lo que pueda para destruirlos sin perjudicar a sus jugadores en exceso.

A.B.: ¿Has conocido a algún miembro de tu Hermandad en la vida real? En caso de ser así, cuéntame cómo te fue.

J.R.: Me temo que no. Somos muy amigos (todo lo que permite Facebook) en el juego. Sabemos mucho los unos de los otros, e intentamos tener un espíritu de familia.

A.B.: ¿Quiénes son tus principales rivales ahora mismo?

J.R.: Nadie.

A.B.: Sí, recuerdo que prefieres la diplomacia. Danos algunos consejos sobre cómo construir y dirigir tu propia Hermandad con éxito.

J.R.: Como he mencionado antes, siempre he respetado a mis jugadores y pido que siempre respeten a los demás jugadores del juego. Si un jugador rompe esta regla, no le queremos en FireHouse. Tienen todas las oportunidades para remediar la situación cuando rompen esta regla, pero no dudaré en echar a un miembro si muestran una falta de respeto hacia otro jugador o la bandera de un Aliado. Creo que todo el mundo tiene valor, tanto si es un enemigo como un amigo. Haré lo que pueda para ayudar a casi cualquier persona en el juego. El lema de nuestro equipo es proteger y servir a los que son amigos de FireHouse. Así que si eres un Aliado, me comprometo a honrar y respetar tu bandera y tu territorio. Me comprometo a ayudarte siempre que pueda y hacer lo que sea necesario para ayudarte a tener éxito. Espero que mis Aliados vean que soy leal y fiel a este compromiso. Tengo muchos amigos en este juego que saben que todo lo que tienen que hacer es pedir y, si puedo, haré lo que me piden sin pedir nada a cambio. Quiero mencionar al líder de Swift Death, Gabriel Rouchon, el cual es un amigo muy especial a quien he llegado a admirar como a un verdadero hermano. Me siento orgulloso de poder llamar amigos a Gabe y a Leo. Creo que la clave de este juego es llegar a los demás y prestar asistencia y amistad cuando puedes. Pero lo más importante para construir un equipo con éxito es rodearte de jugadores que creen en tu liderazgo y lo dan todo para el equipo no porque tienen que hacerlo, sino porque quieren. Tengo suerte de tener a mucho jugadores que se portan de esta forma.

A.B.: Tu Hermandad tiene un nombre original. ¿De dónde sale?

J.R.: Tal y como he dicho, soy bombero desde 1994. Creo en los valores fundamentales de los cuerpos de bomberos y creo que los he traído al juego. Por lo que fue natural para mí incorporar al cuerpo de bomberos en el nombre de Hermandad. Puesto que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en la estación de bomberos en acto de servicio y vivimos juntos allí, tuve el honor de utilizar este nombre como bandera para mis hermanos y hermanas Piratas.

A.B.: 1994... Fue un gran año. Lo pasé en Puerto Real bebiendo ron y haciendo planes para un futuro mejor en los Siete Mares. ¿Puedes darme algún consejo para los Líderes de Hermandad que quieran mantener bien alta la moral de sus miembros?

J.R.: Tener un plan y respetar su estilo de juego. No permitimos que nadie sea atacado sin una respuesta de todo el equipo. Pido a mis jugadores que no ataquen las banderas de Hermandades y que respeten a todos los jugadores. A cambio, pueden esperar recibir el mismo trato de los miembros de nuestra Hermandad. Trato de asegurarme de que siempre estamos haciendo algo en el juego para lograr un objetivo y dar a mi equipo algo a lo que aspirar. También nos comunicamos continuamente entre nosotros, y como jugador sacas de esta Hermandad lo que inviertes en ella.

A.B.: ¡Capitán, no seas un pirata codicioso! Comparte con nosotros algunos consejos sobre tácticas de Asalto que puedan ser útiles para los novatos.

J.R.: Nunca ataques a ciegas. Ten un plan para los ataques y conoce al enemigo. Un jugador me atacó a ciegas un día en un objetivo y perdió la mayor parte de sus tropas. Luego fui a su Guarida y destruí lo que le quedaba. Luego destruí un Presidio de sus Camaradas. Conocía el equipo del cual era miembro y sabía que eran una Hermandad defensiva así que no suponían ningún peligro para mí. Un jugador exploró uno de mis objetivos y luego lo atacó. Esperé pacientemente para destruirle. Más adelante le pillé con 4 millones de ataque al descubierto. Lo que quiero decir es: planea tus ataques, nunca ataques por rabia y conoce al enemigo. Puede que ganes una batalla o dos, pero la guerra sigue.

A.B.: Nuestra entrevista casi ha llegado a su fin, pero tengo una última pregunta. ¿Si pudieses cambiar una cosa de Pirates, qué sería?

J.R.: Poder atacar un Presidio sin tener que estar en un estatus diplomático de "Guerra". Creo que en cuanto atacas un Presidio, hay una declaración de guerra automática del agresor y el propietario del Presidio tiene la opción de aceptar o rechazar luna Guerra. También creo que debería haber un bonus acumulable del 5 % de Ataque a los miembros de una Hermandad que tengan un Presidio, con un máximo del 35 %. Esto haría que mantener un Presidio fuese un bonus.

A.B.: Capitán James, muchas gracias por entretenernos esta noche. ¡Ya es casi la medianoche, la mejor hora para atacar a esas dormilonas sabandijas Españolas! Viento en popa y a toda vela, Capitán... ¡Nos vemos en los Siete Mares!

 ¡Juega YA a Piratas! 

Lleva a tu tripulación a la gloria en
Pirates: Tides of Fortune