Superar los retos de la localización - Parte 1

18.1.2016
Juega ya

En el mundo del desarrollo de videojuegos, la localización no suele ser el centro de atención, pero en el mercado global actual ni siquiera los mejores juegos sociales pueden llegar a realizar todo su potencial sin una buena localización nativa. Un jugador que se pasa la mitad de su tiempo intentando descifrar el galimatías de un texto mal traducido es un jugador que se marchará antes de meterse de verdad en lo que podría ser un gran juego.

Por lo tanto, la cuestión no es si un juego tiene que ser localizado, sino cómo hacerlo correctamente.
Este artículo discute algunos de los retos de localización comunes, específicamente de los juegos sociales. 

Reto 1: Formar un Equipo

¿Hablas Klingon?

Encontrar a un traductor autónomo o una empresa que ofrezca servicios de localización no es nada difícil, hay infinidad de empresas y profesionales independientes en línea, que ofrecen servicios que van desde la traducción y la consultoría cultural/lingüística hasta la revisión, edición y el control de calidad. El verdadero reto es encontrar a alguien a quien confiar completamente tu producto y que siempre te entregue traducciones de primera calidad.

Consejo:

Contrata a un revisor independiente. Debería hablar el idioma de forma fluida y tener los conocimientos necesarios para revisar las traducciones y garantizar una localización sin errores. No importa lo bueno que sea tu traductor, un segundo par de ojos y una cabeza despejada son imprescindibles.

Cómo lo hacemos nosotros:

Hace tres años, empezamos a formar nuestro propio dream team de localización y en el proceso nos dimos de narices con un conflicto de intereses. La mayoría de los revisores también tienen una amplia experiencia en la creación literaria y la traducción, y, a veces tienden a discutir las elecciones lingüísticas del traductor en vez de limitarse a corregirlas. Es posible que estén intentando conseguir un trabajo como traductor, que suele estar mejor remunerado y ser más prestigioso.

Debido a eso la localización inicial al castellano fue un enfrentamiento constante entre el traductor y el revisor. Cada uno insistía en que su versión era la mejor, pero en realidad ambas eran totalmente correctas y equivalentes. Se dedicaron a corregirse mutuamente sus versiones, y llegaron a reenviarse un documento en particular cinco o seis veces. Después de tratar de resolver las diferencias entre los dos profesionales, al final tuvimos que establecer una política permanente sobre cómo interactúan los dos papeles, y darle a un miembro del equipo la potestad de tomar la decisión final. Descubrimos que definir claramente los papeles y establecer este tipo de normas claras son los elementos más importantes a la hora de formar equipos de traductor-revisor que puedan trabajar juntos sin problemas. 

Reto 2: Mucho más que una simple traducción

¿Qué hace falta para tener una localización muy buena? Cualquier traductor te dirá que el contexto es la clave. En la localización de videojuegos, no se puede proporcionar contexto a menos que el traductor esté bien versado en el universo del juego, conozca sus peculiaridades y mecánicas, y sea capaz de detectar todas las referencias, homenajes y Easter eggs. Es posible conseguir una buena traducción sin estos matices, pero te arriesgas a que le falte un poco de salsa, no tenga suficiente ritmo y estilo, o simplemente no acabe de sonar del todo bien. Puede que tú no te des cuenta de ello, pero tus seguidores seguro que lo harán.

Consejo:

¡Convierte a tu traductor en un jugador! No le metas prisa ni lo metas directamente en líneas de texto a pelo (unos plazos realistas con un buen "margen de seguridad" pueden ser de ayuda aquí). Primero deja que estudie el juego. Incluso los juegos más sencillos tienen una historia. Explica todos los detalles al traductor: por qué los cerdos llevan casco, cómo los melones ayudan a luchar contra los zombis y quién es Morgana. No dudes en ampliar el kit de localización para dar cuenta de tramas/cronologías, arte conceptual, referencias y trasfondos de personajes, muestras de música y efectos de sonido. Déjalos explorar cada píxel del juego antes de empezar a traducir. Lo mejor para tu proyecto, es tener la suerte de que tu traductor se haga fan del juego.

Cómo lo hacemos nosotros:

Empezamos a localizar nuestro juego de Facebook, "Dominación Total", utilizando kits estándar; estos parecían funcionar correctamente, los traductores disponían de descripciones, glosarios, imágenes y todo lo que les hacía falta para asegurar una buena traducción. Ni los traductores ni los revisores consideraron necesario jugar al juego antes de traducirlo, y todo el mundo parecía estar de acuerdo. Pasados unos meses después de lanzar el juego, los traductores empezaron a enviarnos mensajes: "He jugado un poco al juego y tengo algunas sugerencias para revisar algunas de las traducciones".

Nos dimos cuenta de que no habíamos utilizado todo el potencial de nuestros traductores y revisores, los cuales estaban dispuestos a integrarse en el proceso mucho más de lo que pensábamos. Muchos de nuestros proveedores de servicios con los que llevamos trabajando hace tiempo se han convertido en jugadores hardcore y disfrutan de verdad de nuestros juegos, para beneficio de ambas partes. También nos suelen ayudar a probar las betas. Establecer este tipo de relación con los traductores y los revisores no es nada habitual.

Reto 3 – Más, mejor y más rápido

La localización es un proceso lento y minucioso que tiene que encajar en un calendario apretado. Ningún desarrollador quiere retrasar la fecha de lanzamiento por el bien de la localización (esto es un hecho constatado). A veces, el tiempo asignado para la localización es apenas suficiente para traducir el contenido, revisarlo y probarlo una sola vez. Esto es especialmente cierto cuando se trata de actualizaciones regulares de juegos y los ciclos de producción de los juegos sociales. En un ciclo de producción de 7 días no sueles poder permitirte el lujo de un proceso de localización y control de calidad de 4 días. En un mundo ideal, aceptaríamos un texto "definitivo" en el idioma original de una funcionalidad nueva y lo fijaríamos para su edición, traducción y lanzamiento. Nos haríamos con él y ya no había ningún cambio ni ajuste de dicha funcionalidad (alerta de spoiler: las cosas no funcionan así). En la vida real, el contenido de los juegos sociales suele estar en un estado constante de cambio y actualización.

Consejo:

Para acelerar las cosas, empieza la localización lo antes posible. Podrías pensar que un poco de arte conceptual y una página de descripciones de las características del juego no ayudarán mucho a la versión final si aún no tienes los textos reales, pero pueden ahorrarte bastante tiempo a la hora de traducir los textos definitivos, ya que los traductores se podrán hacer una idea de la funcionalidad o actualización en cuestión, lo que te ahorrará muchas horas de responder a preguntas y dudas. 

Cómo lo hacemos nosotros:

Hasta hace poco hemos seguido un ciclo de producción paso a paso, lo que significa que la localización entraba justo antes del control de calidad final, y después de que los textos hubiesen sido aprobados y probados en el idioma de origen. Este método dejó de funcionar cuando alcanzamos una velocidad de producción en la que recibíamos los textos en el idioma de origen solo unas horas antes del lanzamiento. 

Introducir a los localizadores antes en el proceso y darles suficiente información para redactar prototipos del contenido nos permitía producir copias en paralelo en al menos dos idiomas (inglés y ruso) lo que nos daba más tiempo para la revisión y el control de calidad.