¡De verdad que no quieres hacer esto en un MMO!

1.7.2015
Juega ya

Introducción

Para un jugador inexperto, tirarse de cabeza en los juegos en línea puede ser una experiencia abrumadora, a veces incluso agresiva y rara. Es más que probable que si aún sigues jugando, tarde o temprano acabes metiéndote en ese mundillo si quieres experimentar todo lo que te pueden ofrecer los juegos de hoy en día. Debido a que Internet se vuelve cada vez más rápida y fiable, y como además desarrollar juegos se va haciendo más fácil, los desarrolladores tienden cada vez más a incluir algún modo de juego multijugador en línea. Dicho esto, pensamos que sería conveniente ofrecerte algunos consejos para hacer que tu entrada en el mundo de los juegos en línea fuese lo menos problemática posible.


Lo “Que hay no que hacer”

1. ¡No seas agresivo con la gente ni la insultes! Esta es una manera segura de conseguir que te baneen del servidor o que todos los jugadores te ignoren hasta tal punto que básicamente será como si estuvieses jugando a un juego de un solo jugador. Si quieres divertirte y participar, no grites a la gente ni la insultes.

2. ¡No hagas de trol! Hay gente que se pasa horas y horas planificando, organizando y, finalmente, orquestando sus planes en algunos juegos, estudiando cuidadosamente sus tácticas y sus rivales. Si ves algo así haz lo posible para mantenerte alejado y no involucrarte. Cualquier esfuerzo, accidental o no, que interrumpa y altere su plan, es una manera fácil de caerle mal a la gente y darles un motivo para que te ataquen todo el día. 

3. No vayas de acampada ni uses a otros como cebo. Tus compañeros de equipo son eso: ¡Compañeros! No los uses como cebo para conseguir tus muertes, solo conseguirás hacer daño a tu equipo en conjunto, aunque vayas sumando muertes y mejorando tu ratio KDR. Esto también se aplica a las partidas abiertas, no solo a los enfrentamientos reales entre clanes. No hay nada más agravante que ver cómo te mata un enemigo, excepto ver que tu compañero le ha dejado pasar sin decir nada, sé un jugador de equipo y echa una mano. ¡Al menos, pilla un micro y diles qué está pasando!

4. ¡No proporciones datos personales! Esto es evidente, nunca des tu número de teléfono, dirección, datos de tu tarjeta de crédito, ni siquiera tu nombre de usuario o contraseña a nadie que hayas conocido en línea. No les hace falta, nunca lo van a necesitar y a la gente que trabaja para la empresa nunca le va a hacer ninguna falta. De verdad, que no se hable más. ¡Simplemente no lo hagas!


¡Buena suerte!