Qué deberías tener en cuenta antes de atacar

1.7.2015
Juega ya

¿Es tu objetivo de nivel más bajo que tú y está todavía activo o ha dejado el juego? ¿Cuáles son los posibles contraataques de tu enemigo? En cuanto hayas pasado por el proceso de toma de decisiones y sopesado los pros y los contras, entonces estarás listo para pensar en la mejor estrategia de ataque.

Atacar a otros jugadores vs. atacar al "ordenador"

En la mayoría de juegos MMO, podrás atacar a jugadores cercanos y también tendrás tareas de ataques a PNJs para generar más unidades y recompensas. En pocas palabras, lo primero sirve para reducir la capacidad de tus enemigos, mientras que lo segundo es para ganar puntos y recompensas con los que subir tu nivel de juego.

En la mayoría de MMO, atacar a tus rivales locales suele ser lo más fácil, y normalmente puedes escoger jugadores que ya no estén activos o sean de nivel bajo, para conseguir valiosos recursos que luego puedes convertir en nuevos edificios, mejoras o más unidades. Sin embargo, las recompensas por participar en las tareas de ataques contra el “ordenador” pueden ser lucrativas. Si tienes dificultades para encontrar objetivos humanos fáciles, considera la posibilidad de atacar por un tiempo a PNJs. Pero acuérdate de mantener a raya a tus vecinos, ya que un jugador humano es siempre más peligroso que un enemigo PNJ.

El quid de atacar

Atacar realmente se reduce a la cantidad de tropas que tienes y hasta dónde puedes llevarlas para ganar más recompensas con las que conseguir más tropas, por lo que en esencia se trata de aumentar tu tamaño y poder dentro de tu área de operaciones. Si se te da bien atacar, estarás en un ciclo de refuerzo automático, ya que podrás gastar el botín del ataque en más tropas, que luego podrás utilizar para atacar a objetivos más ambiciosos. Pero, si intentas abarcar demasiado y te derrotan, podría pasar lo contrario y te podrías ver en dificultades para recuperar las tropas que tenías antes. Tienes que encontrar el equilibrio adecuado entre precaución y valentía.

Una cosa sí que es cierta: si no atacas, nunca podrás llegar al nivel necesario para dominar tu área de operaciones dentro de tu juego.